20 De sus narices sale humo, como de una olla que hierve sobre juncos encendidos.