20 Pero Judá será habitada para siempre, y Jerusalén por todas las generaciones.