28 Entonces Josué despidió al pueblo, cada uno a su heredad.