29 Mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre.