28 Pero ninguno de los que estaban sentados a la mesa entendió por qué le dijo esto.