8 Entonces Pilato, cuando oyó estas palabras, se atemorizó aún más.