31 Mientras tanto, los discípulos le rogaban, diciendo: Rabí, come.