41 Por eso los judíos murmuraban de El, porque había dicho: Yo soy el pan que descendió del cielo.