Juan 11:35-38 BLA

35 Jesús lloró.
36 Por eso los judíos decían: Mirad, cómo lo amaba.
37 Pero algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste, que abrió los ojos del ciego, haber evitado también que Lázaro muriera?
38 Entonces Jesús, de nuevo profundamente conmovido en su interior, fue<***> al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta sobre ella.