25 En esos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo que le parecía bien ante sus ojos.