48 Arroyos de agua derraman mis ojos a causa de la destrucción de la hija de mi pueblo.