5 Sobre nuestros cuellos están nuestros perseguidores; no hay descanso para nosotros, estamos agotados.