32 No temas, rebaño pequeño, porque vuestro Padre ha decidido daros el reino.