49 Yo he venido para echar fuego sobre la tierra; y ¡cómo quisiera que ya estuviera encendido!