31 Y él le dijo: "Hijo mío, tú siempre has estado conmigo, y todo lo mío es tuyo.