38 Entonces gritó, diciendo: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!