48 y no encontraban la manera de hacerlo, porque todo el pueblo estaba pendiente de El, escuchándole.