18 Sin embargo, ni un cabello de vuestra cabeza perecerá.