50 Y había un hombre llamado José, miembro del concilio, varón bueno y justo