38 Y El les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y por qué surgen dudas en vuestro corazón?