52 Ellos, después de adorarle, regresaron a Jerusalén con gran gozo,