24 Pero ¡ay de vosotros los ricos!, porque ya estáis recibiendo todo vuestro consuelo.