37 Y aconteció que al día siguiente, cuando bajaron del monte, una gran multitud le salió al encuentro.