30 ¡sálvate a ti mismo descendiendo de la cruz!