35 Algunos de los que estaban allí, al oírlo, decían: Mirad, a Elías llama.