34 y sin parábolas no les hablaba, sino que lo explicaba todo en privado a sus propios discípulos.