30 Y hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados.