36 y LOS ENEMIGOS DEL HOMBRE serán LOS DE SU MISMA CASA.