26 Sí, Padre, porque así fue de tu agrado.