27 Pero enseguida Jesús les habló, diciendo: Tened ánimo, soy yo; no temáis.