32 Cuando ellos subieron a la barca, el viento se calmó.