25 Pero acercándose ella, se postró ante El, diciendo: ¡Señor, socórreme!