8 Y cuando alzaron sus ojos no vieron a nadie, sino a Jesús solo.