42 Por tanto, velad, porque no sabéis en qué día vuestro Señor viene.