28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que es derramada por muchos para el perdón de los pecados.