2 Y El, llamando a un niño, lo puso en medio de ellos,
3 y dijo: En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.