3 Porque he aquí, el SEÑOR sale de su lugar, y descenderá y hollará las alturas de la tierra.