18 Acabada su bebida, se entregaron a la prostitución; sus príncipes aman mucho la ignominia.