10 Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza.
14 Estad, pues, firmes, CEÑIDA VUESTRA CINTURA CON LA VERDAD, REVESTIDOS CON LA CORAZA DE LA JUSTICIA,