13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes.
16 en todo, tomando el escudo de la fe con el que podréis apagar todos los dardos encendidos del maligno.