30 Porque seréis como encina cuya hoja está marchita, y como jardín en que no hay agua.
13 Pero aún quedará una décima parte en ella, y ésta volverá a ser consumida como el terebinto o la encina, cuyo tronco permanece cuando es cortado: la simiente santa será su tronco.