11 no es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, eso es lo que contamina al hombre.
18 Pero lo que sale de la boca proviene del corazón, y eso es lo que contamina al hombre.
20 Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero comer sin lavarse las manos no contamina al hombre.