13 "Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre jamás. Amén."
41 Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.