11 Por la bendición de los rectos, se enaltece la ciudad, pero por la boca de los impíos, es derribada.
18 El impío gana salario engañoso, pero el que siembra justicia recibe verdadera recompensa.
24 Hay quien reparte, y le es añadido más, y hay quien retiene lo que es justo, sólo para venir a menos. 25 El alma generosa será prosperada, y el que riega será también regado.
28 El que confía en sus riquezas, caerá, pero los justos prosperarán como la hoja verde.
30 El fruto del justo es árbol de vida, y el que gana almas es sabio.