10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.
17 Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás.