16 porque sus pies corren hacia el mal, y a derramar sangre se apresuran.