8 El sabio de corazón aceptará mandatos, mas el necio charlatán será derribado.