10 Con el bien de los justos, se regocija la ciudad, y cuando perecen los impíos, hay gritos de alegría.