23 El deseo de los justos es sólo el bien, la esperanza de los malvados es la ira.