27 El indolente no asa su presa, pero la posesión más preciosa del hombre es la diligencia.